fbpx
Connect with us

Inspirar

DEL CEREBRO Y CÓMO CONSTRUIR METAS BIEN FORMADAS

Published

on

Era un 31 de Diciembre de cualquier año. Me levanté con una energía diferente, me alistaba, me colocaba ropa nueva y nos disponíamos a salir a la casa elegida para celebrar. Veía que todo en esa casa era diferente; el aseo era mucho mejor, todo se veía muy bien y la mesa se empezaba a preparar como ningún otro día; se aproximaba un nuevo año.  Mientras más se acercaba la hora, más emoción tenía.

Finalmente, el reloj de ese año empezaba a llegar a su fin. La familia estaba reunida, como hace rato no sucedía. Empezábamos a disfrutar de una cena muy deliciosa y a recordar el año. A eso de las 11:58 p.m., empezaron los abrazos de unos con otros, el llanto al parecer sin control y el desear un próspero año nuevo para quienes estábamos reunidos. A las 12:00, cuando había terminado de hacer eso, me reunía conmigo mismo; era un tremendo ritual: tomaba lápiz y papel para escribir un listado que empezaba con las tres palabras mágicas: este año sí….

Prometí durante mucho tiempo bajar de peso, aprender Inglés, conseguir una buena novia, viajar, independizarme, aprender a cocinar, aprender un arte, estar más con Dios, cumplir mis presupuestos de trabajo, comprar carro, aprender un arte, ahorrar, pagar deudas, etc. El balance al final del siguiente año fue durante muchos años el mismo: frustración por no haber cumplido lo que había dicho, que de hecho más de la mitad ni me acordaba. Tenía que esperar otra vez la noche de año nuevo para decir: ahora sí, este año….

Muchos años de mi vida pasaron repitiendo este mismo ciclo. Por supuesto que las excusas por no haber cumplido las metas tenían un destino muy fijo: los demás. La economía, el gobernante de turno, el clima entre otros eran mayoritariamente los causantes de mis incumplimientos. Tuve que tener muchas frustraciones y varias dificultades serias hasta que aprendí Programación Neurolingüística (PNL).  Y para no generar confusiones, no quiere decir que simplemente por saber PNL se cumplen mis metas, pero si gracias a la Programación Neurolingüística puede aprender cosas sobre mi cerebro que me permitió darle un mejor uso, en este caso enfocado a las metas.

Y creo que ahí está el secreto. ¿Acaso no es una buena idea bajar de peso, aprender otro idioma, ahorrar?   Si todas esas son buenas intenciones, ¿por qué solo unas pocas se terminan cumpliendo?

Según Richard Bandler, co creador de la PNL, el incumplimiento de metas en nada tiene que ver con nuestras capacidades para hacer algo o aprender a hacerlo o con factores externos, pero sí con la correcta programación o no que hacemos sobre nuestras metas. Si el primer paso está mal hecho, pues no podemos esperar que el resto sea exitoso.

Empecemos simplemente con la Neurología del cerebro. Nuestro hemisferio izquierdo es el racional; mucha gente le conoce como el consciente, que está bien. Este hemisferio tiene 2 características que tiene que ver con el tema que estamos tratando:

  1. De toda la información que tenemos, el hemisferio izquierdo procesa solo el 5%.
  2. Este hemisferio nos permite hacer 3 o 4 cosas al tiempo muy bien hechas (las mujeres pueden hacer 5 o 6 debido a la “calidad” del cuerpo calloso.

¿Se imagina eso? ¡3 o 4! Esa es la primera razón por la que no tiene ningún sentido colocarnos 12 metas (lo digo por las uvas); por más entrenador maestro en PNL que yo sea o por más novato que usted sea en este tema, nuestro hemisferio derecho funciona igual. Así que la próxima vez que se coloque metas (sin importar la fecha del año) empiece por dar prioridad a las 3 o 4 que usted considere más importantes; así, usted podrá colocar a trabajar al cerebro de la forma en que está diseñado para trabajar.

El siguiente paso, es que las metas estén diseñadas de acuerdo a las 5 características que sugiere el Dr. Bandler que deben tener las metas que tracemos, estas son:

  1. La meta debe empezar con usted y terminar con usted

En muchas ocasiones decía y ahora escucho decir cosas como: “este año sí aprendo inglés para conseguir un trabajo en el que me paguen mejor”. Para empezar, esta meta ya está incumpliendo ésta primera característica pues empieza conmigo y termina en otra persona. La razón nuevamente es neurológica: al querer aprender inglés, mis redes neuronales se asocian y se direccionan hacia un objetivo que depende de mí, pero cuando complemento que esto es para conseguir un mejor trabajo, el proceso lógico del cerebro se desvía hacia algo que no está en mi control y en donde necesariamente debe gastar mucha energía, por lo que anula el primer comando (aprender inglés) y se queda con lo que le es fácil y no le hace producir más energía. Así que la estructura correcta de la meta es: este año logro el nivel B1 de Inglés. Punto.

  1. La meta debe ser definida de acuerdo a evidencia sensorial

Esta característica tiene que ver con aprovechar el potencial de nuestro hemisferio derecho.  Para nuestro hemisferio inconsciente, pensar y hacer es lo mismo; esto quiere decir que no es necesario que hagamos algo, con que solo lo pensemos, nuestras redes neuronales se arman sobre las ordenes que en pensamiento está recibiendo. ¿Le cuesta creerme? Haga el ejercicio de cerrar los ojos y sentir que las gotas de un limón muy ácido bajan y bajan por su garganta… ¿salivó? La mente inconsciente no sabe si es real o no, y como no le importa, simplemente envía las órdenes a las glándulas salivales para empezar a trabajar.

Así que ya que lo sabe, aprovéchelo para construir una meta. Le explicaré cómo: Si su meta es bajar tres kilos en 6 meses, hacer evidencia sensorial significa que usted pueda proyectar en su mente la meta cumplida, 3 kilos menos en 6 meses; al hacer esa proyección, sea muy cuidadoso (a) en prestar atención a sus sentidos mientras lo hace; qué huele, que observa, que escucha y particularmente que siente. ¿Le gusta? ¿Lo que reconocen sus sentidos y las sensaciones que tiene son realmente mejores que su estado actual? Si la respuesta es sí, entonces es una meta que para su sistema de creencias tiene sentido, si no, si la sensación es peor, o igual a la actual, es bastante seguro que será complejo crear las redes neuronales para lograrlo. El truco es saber leer sus sentidos y pensamientos cuando se esté proyectando con la meta cumplida.

  1. La meta debe preservar lo positivo del estado presente

Es muy normal que cuando nos colocamos una meta, es porque buscamos pasar a una situación mejor de la que estamos. Sin embargo, en muchas ocasiones algunas personas plantean sus metas desde el odio, la rabia y sus sinónimos. Por ejemplo, algunas personas desean “bajar de peso” porque se sienten fastidiados por su “cuerpo deforme”, etc.  Recuerde que nuestro lenguaje, verbal o no verbal, genera en el organismo sustancias químicas que serán adecuadas o no de acuerdo a ese lenguaje, a esa intención.

La sugerencia aquí es muy simple; cada vez que se proponga una meta, tome un tiempo importante para agradecer por su estado actual, sea de carencia o lo que sea; la gratitud es, entre otras cosas, un insumo valioso para segregar serotonina y otros neurotransmisores que serán muy útiles para colocar todo su sistema de creencias y su sistema nervioso central en función de la meta que se proponga.

  1. La meta debe mantener la ecología exterior

Por lo menos en el contexto de PNL, la ecología hace referencia, en este caso, a que esa meta que se esté colocando no le haga daño de manera consciente o inconsciente a las personas que de una u otra forma están involucradas en, o para cumplir esa meta. En muchas ocasiones y sin darse cuenta eso puede pasar. Querer un cargo importante, pero para eso debe pasar algo con quien actualmente lo tiene.

  1. La meta debe tener marcos de tiempos parciales

Este es también un error muy frecuente; las personas dicen, por ejemplo, este año sí aprendo un idioma, este mes si leo un libro, etc. Este punto hace referencia que esas metas debe tener “metas volantes”. Así que, si su meta del mes es leer un libro, también debe dejar claro en qué parte del libro debe ir al terminar la primera semana, en cuál en la segunda, en cuál en la tercera, hasta llegar al cierre. Piense en una carrera importante de ciclismo y un corredor de alto rendimiento; él no está pensando el día de la primera etapa cómo será la última; él planea y ejecuta etapa por esta, hasta completar su objetivo. Debe funcionar igual con sus metas; independiente a la fecha límite que tenga para cumplirla, debe colocar metas parciales, así sus redes neuronales se armarán de una forma aún más específica.

Espero que esta información le resulte útil y pueda colocarla en práctica y verificarla con todas sus metas.

Carlos A. Maldonado R. Licensed Master Trainer of NLP™. Head Trainer de Cume Colombia ®

9.4 Users (7 votes)
Califica este contenido
Lo que la gente dice... Deja tu calificación
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu calificación

Continue Reading
Click to comment

Califica el texto y dejamos tus comentarios sobre nuestro tema!

Inspirar

Todos somos una MARCA

Published

on

A mediados de los años ochenta comenzó a generarse una extraña revolución en los Estados Unidos. Denominados como “Agentes Libres”, los profesionales calificados ya no buscaban trabajar toda una vida en una empresa sino que tomaban el poder por sus propias manos. Y si alguna empresa quería contar con sus servicios, buenísimo, pero en los términos del Agente Libre y no de la empresa.

Con el paso de los años y la irrupción de Internet, la revolución no solo no había terminado sino que se había potenciado. La flexibilidad laboral dio paso a la libertad, desapareció el “corsé imaginario” de que un empleado tenía un deber para con su empresa cuando todos, absolutamente todos trabajamos para nosotros, para nuestras familias o para lo que sea. ¿Nos ponemos la camiseta? Sí, pero trabajar, trabajamos para nosotros. Así, a finales de los años noventa era habitual que existieran publicaciones –en papel, obvio– con recomendaciones para “Agentes Libres”. En este contexto surgió un artículo titulado “La marca llamada tú”. (The Brand Called You, por Tom Peters para Fast Company, 1997) El branding tenía su bautismo.

Era obvio que la corriente solo iba a crecer y, con la irrupción de las redes sociales, comenzamos a ver a un montón de personas a las que llamamos “influencers” y que, en realidad, son el punto máximo de la revolución de los Agentes Libres: ya no hace falta ser un profesional calificado por nadie para que confíen en nosotros, sino que nuestro talento y nuestra capacidad queda demostrada por cómo nos mostramos. Finalmente se llegó al punto máximo en el que la marca somos nosotros mismos.

Ahora, ¿cómo se construye una marca personal? Ya dijimos que no necesitamos estar certificados por mil universidades, aunque tampoco es una cuestión de desalentar el estudio. El tema es que hoy el conocimiento está al alcance de la mano. Por eso es importante saber de dónde tomamos ese conocimiento y quiénes son los curadores calificados del mismo.

Sara Blakely dijo que “la ignorancia puede ser tu mayor fortaleza y la llave para hacer las cosas de manera diferente a los demás”. Blakely sabe de lo que habla: después de trabajar en Disney World, pasó a vender faxes de puerta a puerta y descubrió que le incomodaban las medias que le daba la empresa como uniforme. Pero ella no sabía nada de costura ni de mercadeo. Gracias a eso, quizá, en vez de apuntar a los gerentes de las fábricas apuntó a sus hijas. Su patente la pagó con tarjeta de crédito y hoy es multimillonaria, mientras que su marca Spanx es imposible de despegarla de su propio nombre.

En definitiva, todo una cuestión de capacidad, de novedad, de disrrupción y, fundamentalmente, de tres pilares sin los que no se puede sostener ninguna marca.

Ser creíbles: Puede sonar obvio, pero empresas gigantescas se han ido por el inodoro por perder la credibilidad. Ser creíbles es la base de una construcción lenta que levanta la confianza que tendrán nuestros interlocutores con nosotros. La gente puede perdonar que nos equivoquemos pero no que le mintamos.

Nuestro sentir, decir y hacer tienen que ser coherentes, para que la construcción de nuestra marca pueda alinear nuestro Storytelling con nuestro Storydoing y con nuestro Storybeing.

Ser queribles. Ok, es cierto que nadie quiere a todo el mundo ni nadie tiene siquiera un millón de amigos. Como ya dijimos, no hay forma de caerles bien a todos y “haters gonna hate”. Pero también hay mucha gente que te adorará por muchas cosas. ¿Lo primero? Por lo del punto anterior. Si sos creíble, van a conocerte. O al menos van a conocer todo lo que decidas mostrar, que esto no es un Gran Hermano. Y ahí viene algo que tiene que tener mucho de tu parte: conectar con el otro. Sabés que cada red social tiene su idioma, y estoy segura que también sabés que cuando pasás a los mensajes privados la gente se comporta de otra forma. Dedicale tiempo a interactuar con tus clientes. ¿Quiénes son? Toda aquella persona que se identifique con tus valores y propósito. O sea: con tu marca personal. Incluso si no necesitan de tus servicios. Si construyes tu marca personal, podrán no necesitarte, pero seguramente te recomendarán a quien lo requiera.

No hace falta exagerar, ni aparentar lo que no somos. Pero quienes tienen éxito en la construcción de su marca personal son aquellos que logran conectar y que generan una sensación muy simple de explicar: que del otro lado no tenemos un bot, una pared o una persona que se subió a un pedestal. Y eso nos hace queribles. ¿Por qué? Porque nos hace humanos.

Ser relevantes. ¿Qué podrías ofrecerle al mundo que el mundo no tenga? ¿Creés que todo está inventado? ¿Creés que no hay mejores formas de comunicar lo que ya está inventado? ¿A dónde querés llegar y para qué? ¿Y si al responder esto nos damos cuenta de que nos equivocamos sobre lo que queríamos hacer con nuestra vida laboral? ¿Cuál es la información de valor que tenemos para aportar y cuál es nuestro modo único de contarla?

Arianna Huffington es economista. Arianna Huffington escribía columnas para distintos medios. Y un día, Arianna Huffington se dio cuenta que ella era su propia marca, que no necesitaba de un paraguas ajeno y abrió el suyo al crear The Huffington Post. Y hoy, Arianna Huffington asesora a quien esté dispuesto a pagar por sus servicios –como el diario El País de España– luego de vender su emprendimiento por más de 300 millones de dólares. Mucho se ha hablado en contra de su modelo de negocios en “HuffPost”, pero logró que miles de freelancers en el mundo quisieran escribir gratis con tal de figurar al lado de grandes firmas. Ella ofrecía algo que nadie ofrecía y no lo ocultaba.

El concepto de marca no ha cambiado con la revolución de los Agentes Libres sino que se ha trasladado a los individuos. Entonces, si cada uno de nosotros somos nuestra propia marca, tenemos que comenzar por el estudio de campo. ¿Quién sería nuestra competencia? ¿Cómo puedo diferenciarme? ¿Cuáles son mis recursos?

Si tenés todas las respuestas anteriores con doble tilde, primero te tengo que felicitar y preguntarte qué hacés leyendo esto. Pero así y todo, y aunque no lo creas, hay algo que muchos dejan pasar a la hora de ser relevantes: todas las cosas que jamás pondríamos en un currículum vitae. Ahí es cuando los dos puntos anteriores se suman a éste y comienzan a fusionarse en un largo listado en el que compartimos qué nos gusta hacer en nuestros tiempos libres, los trabajos más insólitos que hemos hecho, anécdotas con algunas celebrities, los lugares donde hemos vivido, los viajes, los deseos, las cosas que nos faltan, alguna que otra inseguridad –no dejamos de ser humanos, pero tampoco te muestres inseguro con lo que estás ofreciendo porque estamos en el horno–, pasiones y, fundamentalmente, opiniones. Pero no cosas que nos conviertan en opinólogos baratos: sobre las cosas que sí sabemos. Crear nuestra propia Cultura para crear la Comunidad que queremos y que esta se identifique con aquello que somos y fundamentalmente con aquello en que creemos.

Cuando somos una Marca Personal exitosa, no solo crecemos de manera individual sino que todas las instituciones, empresas y organizaciones de las que formamos parte, se empoderan y crecen con nosotros y viceversa. El circulo virtuoso, ha comenzado. 

10 Users (7 votes)
Califica este contenido
Lo que la gente dice... Deja tu calificación
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu calificación

Continue Reading

Inspirar

Las 6 fases del crecimiento exponencial y ¿Cómo implementarlas?

Published

on

La cuarta revolución industrial está impactando fuertemente en todas las industrias y trae consigo nuevas reglas de desarrollo y operación, el mundo ve con asombro cómo las máquinas están tomando actividades dentro de la fuerza laboral y cómo la inteligencia artificial está aumentando la productividad y eficacia de las empresas. Los negocios en todo el mundo están ingresando a un nuevo entorno donde no funcionan las reglas tradicionales de gestión y obligan a un cambio de timón para poder tomar el rumbo con viento favorable. Para Salim Ismail, autor del libro Organizaciones Exponenciales, la aplicación de las nuevas reglas en torno al uso de las nuevas tecnologías lleva a una organización a cambiar de un crecimiento lineal a un crecimiento exponencial, acuñando un nuevo nombre para estas nuevas organizaciones que son 10 veces mejores, más rápidas y más económicas que las tradicionales y las llama Organizaciones Exponenciales. Las nuevas reglas que muestran el desarrollo de un crecimiento exponencial describen el crecimiento que ha tenido Alibaba, Uber, AirB&B, Facebook, Google y son la base para definir el rumbo de las acciones de una empresa para convertirse en una Organización Exponencial son:

    1. Digitalización: La primera fase de un crecimiento exponencial se da por la digitalización de su operación y producto/servicio. La digitalización involucra traducir un modelo de negocio tradicional físico (analógico) en un modelo digital. Tomemos como ejemplo la industria de los libros, la digitalización considera que el libro físico se transforma en un libro digital, teniendo múltiples beneficios con este cambio, entre los cuales podemos resaltar que la operación de un negocio de libros digitales libera costo de la impresión y elaboración del libro que ya no se necesita y el costo de producción se vuelve marginal, libera costo del espacio en bodegas que ya no se utilizan, libera una cobertura ilimitada de comercialización que se puede tener al ofrecer un producto digital, por lo tanto permite reducir los costos y aumentar la productividad. Otro ejemplo de este tipo de desarrollos es el servicio de transporte “taxi”, cambiarlo de un modelo analógico a uno digital, no elimina totalmente el componente físico, pero si habilita la digitalización de la búsqueda, solicitud, ubicación, pago, pero especialmente aprovecha activos disponibles de otras personas para apalancar la operación y el servicio. Una plataforma digital que habilita a quienes tengan autos para que puedan suscribirse y brindar servicios de transporte, lo que posibilita que los usuarios puedan solicitar el servicio mediante una aplicación que facilita la ubicación del pasajero, la unidad más cercana, la mejor atención y un pago online. Este tipo de cambios transforma al modelo y Uber es un buen ejemplo de ello. Ahora, deténgase un momento y piense: ¿Qué puedo digitalizar de mi negocio, producto o servicio? ¿Cómo puedo digitalizar mi producto/servicio? ¿En cuánto tiempo lo puedo hacer?
    2. Decepción: La segunda fase es un estado emocional donde se siente frustración porque al inicio los resultados de un modelo de negocio exponencial tienen un crecimiento bajo frente a los negocios tradicionales, pero es el momento de mantener la operación y no tirar la toalla. La razón por la que se les han llamado organizaciones exponenciales es porque al graficar su crecimiento frente al tiempo muestran una curva exponencial, mientras que las organizaciones tradicionales muestran un crecimiento lineal. Por ejemplo Alibaba, el más grande retailer del mundo fundado por Jack Ma, sus tres primeros años de operación fueron muy complicados, pero es en ese momento donde se necesita más fuerza para mantener el curso. Si es que su negocio se encuentra dentro de esta fase le animo a que no se dé por vencido, sino que persevere.
    3. Disrupción: Una vez que se pasa la fase de decepción, y se llega al punto de equilibro frente al crecimiento de una organización lineal, entramos en el paso de la disrupción en la industria. Ya que el crecimiento de una organización exponencial genera una gran brecha en la industria frente a las organizaciones tradicionales, empieza a haber un gran cambio de reglas y una disrupción que rompe los moldes de lo establecido. No hay mejor ejemplo para mostrar este tipo de eventos que lo sucedido en la industria de la fotografía cuando el modelo digital se impuso en todo el mundo sobre el modelo analógico, los cambios en los negocios y las empresas que lideraban el mercado fueron tan rápidos que gigantes como Kodak no pudieron reaccionar hasta que fue demasiado tarde. Al hablar de disrupción, también vamos a ver como habrá mucha gente que desee mantener el status quo y esto generará tensiones en su desarrollo. En esta fase de crecimiento exponencial, si es que su negocio es lineal, la clave es adaptarse rápidamente al modelo digital que permita la sostenibilidad en el tiempo. ¿Hay alguna empresa en su industria que haya digitalizado la provisión del servicio y esto esté generando cambios en el mercado? ¿Cómo aprovecharlo para adaptarse al cambio?
    4. Desmaterialización: La siguiente fase dentro del crecimiento exponencial es la desmaterialización del producto/servicio. El nivel de digitalización del producto/servicio llega a tal punto que dicho producto o servicio se desmaterializa. Un ejemplo muy bueno que muestra claramente cómo funciona esta fase son las cámaras de fotos, las cuales han llegado al punto de que se han desmaterializado en el mundo físico. Hoy tenemos otros dispositivo físicos cómo los smartphones y dentro de ellos, como parte de un kit de herramientas digitales esta una cámara, pero el elemento físico ya no existe, sólo una aplicación digital. ¿Hay alguna herramienta, producto o servicio en su industria que ya se haya desmaterializado?
    5. Desmonetización: Lo que sucede luego de los pasos anteriores, es la desmonetización, es decir la reducción de costos en forma constante debido a la mejora de la tecnología y la reducción de los costos físicos que se han suprimido, todo esto sin reducir la calidad, sino que incluso aumenta la misma. En este sentido todos los negocios exponenciales conllevan una reducción de costos, lo que hace que el producto/servicio sea más accesible y por lo tanto tenga mayor demanda con la misma o mayor calidad. También la desmonetización de productos/servicios en otras industrias ayudan a mejorar los costos operativos de nuestro negocio. ¿Qué productos/servicios que utiliza para su operación como negocio ya se han desmonetizado? y ¿Cuáles de los productos/servicios que se han desmonetizado ya se están utilizando en su negocio para reducir costos?
    6. Democratización: Este paso final es una consecuencia de los pasos anteriores en un crecimiento exponencial y en el desarrollo de organizaciones exponenciales. La democratización es la forma de expresar que gracias a todos los pasos anteriores, las personas tienen igual oportunidad de acceso para utilizar productos/servicios que antes estaban restringidos a ciertas personas. En este paso, la colaboración hace que todos unamos esfuerzos y seamos artífices de nuestras propias oportunidades. En este paso es cuando existen historias de personas que no eran conocidas, pero que utilizando herramientas digitales se transforman en personas reconocidas por sus talentos. Antes, lo que sólo unos pocos podían hacer, con las organizaciones exponenciales, todos tenemos las mismas oportunidades para hacerlo. (Tener un hotel con AirB&B, Tener un programa de video con youtube, Tener un negocio de Taxi con Uber, Generar contenido para nuestra comunidad con Facebook, etc). ¿Qué herramientas que hoy no conozco podría aprender y utilizar para generar más oportunidades en mi futuro?

     

    Tomando un tiempo para reflexionar y analizar nuestro negocio en función de estas reglas nos permitirá generar un rumbo adecuado a la empresa y aumentar nuestro potencial en el futuro.

10 Users (1 vote)
Califica este contenido
Lo que la gente dice... Deja tu calificación
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu calificación

Continue Reading

Inspirar

El infierno de lo igual en los Speakers y la muerte de las ideas.

Published

on

En este bello y tecnológico mundo hiperconectado, todos tenemos la posibilidad de levantar nuestra voz y dar nuestra opinión. ¿Pero qué pasa cuando todos quieren hacer lo mismo? 

La pandemia ha sido el magno acelerador del tiempo, el adelantador del futuro inevitable en el que el mundo digital se mezcló de forma precisa con la cotidianidad física. Ya no podemos diferenciar los dos mundos, comemos y estamos conectados, vemos televisión y estamos conectados, vamos en un taxi y estamos conectados. La Second Life ya no es tan Second, amén. 

Pero con esto vino algo pegado, el mal necesario, la sombra de la grandeza, vino el infierno de lo igual, como lo diría Byung Chul-Han, filósofo y ensayista surcoreano.

Queriendo ser todos diferentes, todos somos iguales en esa diferencia. Las mismas fotos, los mismos bailes, los mismos estilos replicándose día a día, entre empresas y personas. Y por supuesto, los “Speakers” no se quedan atrás. 

¿A caso se murieron las ideas? Miramos Speakers con los mismos ejemplos aplicados a diferentes campos. ¿Qué serían de las presentaciones sin un ejemplo de Apple y de Disney? ¿Qué sería de la reinvención sin el ejemplo de Netflix versus Blockbuster, y de Airbnb contra los hoteles? ¿Y los videos sensibleros de spots publicitarios que ninguno muestra los resultados y solo se quedan en la emoción que hacen sentir? ¿Qué sería sin la vieja confiable de añadirle drama psicológico a la historia personal sin querer llegar a nada más que a un aplauso lastimero? ¿Qué sería de la básica profundidad de una charla sin encontrar el IKIGAI o buscar nuestro Why de la mano de Simon Sinek?

Nos atreveríamos a decir que si ves 10 de las conferencias más populares, todo lo demás es una repetición de las ideas. ¿Por qué? Porque nos hemos convertido en replicadores y no en pensadores. Nos da miedo dar nuestra opinión genuina, porque las ideas se quedan en la superficie.

Vemos gente que baja 10 kilos y ya es “experto en nutrición”, gente que hace un HIIT y ya es “Coach Deportivo”, gente que publica dos veces en Instagram y le da al botón de promocionar y ya es “especialista en marketing digital”.  Eduardo Galeano lo predijo: vivimos en la cultura del envase. 

Este es un llamado a todos los Speakers que nos leen: no insulten el tiempo de quien los mira. El problema no son los temas, el problema es no entenderlos y solo repetirlos mientras se pone videos y se hacen preguntas de “sí y no” en las charlas para rellenar los espacios de balbuceo inútil.

No estamos diciendo que no podremos volver a citar a Steve Jobs, a Jeff Bezos, a Richard Branson, y al nuevo caballito de batalla de los repetidores de información, Elon Musk. Estamos diciendo que le inyectes tu personalidad a cada cosa que muestres, y eso no significa poner tu logo, significa poner a trabajar tu mente. 

Te dejamos un ejercicio que hace Pepe Romera: toma un bolígrafo y dibuja una casa. Al lado dibuja otra casa pero totalmente diferente a la primera. Y ahora dibuja una tercera casa, diferente a las dos anteriores. Cuando hagas una charla, procura que sea la tercera casa. 

Investiga de verdad, lee de verdad, prueba de verdad y luego compártelo al mundo. No seas las Comic Sans de los speakers.

0 Users (0 votes)
Califica este contenido
Lo que la gente dice... Deja tu calificación
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu calificación

Continue Reading

Noticias Actuales

Usamos cookies para personalizar contenido y anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Acepto